La nube es hasta un 98% más eco-friendly que las implementaciones on premise